Lo Fácil de Aprender el Idioma Chino Mandarín

La primera vez que te enfrentas a él, ya sea al escribirlo, hablarlo, o simplemente escucharlo, es más que probable que lo que te venga a la cabeza sea: “Este idioma es completamente imposible”. Sin embargo, esta concepción que tenemos de él es bastante errónea ya que, pese a las dificultades obvias, posee determinadas características que hacen que su aprendizaje sea mucho más ágil y factible de lo que nos podemos imaginar.

Chino Mandarín, una lengua que actualmente es para muchos equiparable al inglés como lengua global debido principalmente a la emergencia internacional que viene protagonizando China desde hace décadas. De ahí que cada vez sean más los que lo estudien de cara a ser más competitivos en sus trabajos y ya no solo como un “hobby”.

clases de chino mandarín

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero, ¿por qué nos causa tanto respeto? “Es una cuestión de desconocimiento, siempre se ha dicho que es muy difícil pero, por ejemplo, si nos centramos en la pronunciación, es mucho más fácil que un español pronuncie bien el chino que el inglés”, explica a ABC.es Marco Vicario, director del Instituto Iberochino.

Precisamente es la pronunciación una de las fases de aprendizaje que, bien trabajadas, resulta más ágiles: “En dos o tres semanas podemos pronunciar bien el chino. Estamos ante un idioma tonal, hay que entonarlo bien, y se empieza aprendiendo cuatro tonos básicos con los que poder defendernos rápidamente”, añade Vicario.

Superar las dificultades

Para estudiar la fonética es básico el estudio del Pin Yin, que consiste en la transcripción fonética del chino mediante el alfabeto latino. “Este sistema de representación muestra los caracteres con sus marcas de acentuación incluidas y hace una descripción muy fiel. Este método lo emplean también en las escuelas chinas para los más pequeños y en pocos días se aprende permitiendo tener unas nociones de pronunciación perfectas”, explica Vicario.

La gramática china es otro de los puntos que resultan mucho más sencillos que en el caso de otros idiomas. No hay ni masculino ni femenino, no existen tampoco las concordancias de número, ninguna palabra se modifica, lo que facilita enormemente su aprendizaje y la elaboración de construcciones frente a otras lenguas como puede ser el español o el francés.

Todas estas ventajas que hemos descrito para, al menos, empezar a perderle miedo al idioma, son puntos a favor para el estudio de una lengua compleja que es evidente que cada vez atrae a más personas del mundo.

Fuente: www.abc.es

En Instituto Loto contamos con profesores de Chino Mandarín nativos lo que hace el aprendizaje mucho más fácil y divertido!

Te esperamos a compartir esta experiencia con nosotros!

Bienvendidos a Instituto Loto